InicioArtículos y publicacionesINTERESES MORATORIOS A ASEGURADORA

INTERESES MORATORIOS A ASEGURADORA

Las compañías aseguradoras tienen como obligación el pronto cumplimiento de sus obligaciones resarcitoria, cuando producido un siniestro, se constata que el mismo esta cubierto por la póliza suscrita entre asegurado y aseguradora.

 

            Incuestionada la realidad del siniestro se debe asumir la cobertura del mismo, debiendo hacer ofrecimiento de pago ,o caso de no aceptarse este por el asegurado ( al considerarlo insuficiente, o por cualquier otra causa) debe consignar el importe que la aseguradora considere como debido al asegurado.

            No cabe articular en su defensa por la Cia Aseguradora para excusarse del pronto cumplimiento de su obligación en una supuesta iliquidez de la deuda, pues constituye deber principal del asegurador el pagar o consignar la cantidad en que se valoran prudencialmente los perjuicios, poniendo en marcha los mecanismos necesarios para su valoración, siquiera aproximada, desde un primer momento.

            Si la aseguradora desoyendo las conclusiones alcanzadas por los peritos designados, ninguna gestión  realiza para proceder al pago de las cantidades derivadas del siniestro ( al menos la cantidad minima), limitándose a rechazar la pretensión, incurre así en una conducta de las calificadas por la sentencia de 23 de febrero de 2007 (RJ 2007/654) como insuficiente e injustificada del impago del asegurador en el tiempo que señala el articulo 20 de la Ley para evitar  su aplicación, pues tal negativa se hace obviando, que el sistema construido en torno al precepto que se dice vulnerado no quiere que el proceso sea utilizado como excusa para dificultar o retrasar el pago a los perjudicados, sino que esta dirigido a favorecer  su pronto resarcimiento, imponiendo como deber principal al asegurador el pagar o consignar la cantidad en que se valoran prudencialmente los perjuicios, sin que ello impida que la aseguradora pueda obtener de forma efectiva su tutela judicial acreditando luego, en el pleito, los motivos que impiden que surja en el perjudicado un derecho de crédito frente a ella, con la consecuencia de que la estimación de su motivo de oposición conlleve la devolución de la cantidad satisfecha o precisamente consignada, criterio también acogido después por la sentencia de 4 de junio de 2007.

            Cuando la aseguradora ni paga ni consigna, nace la obligación de pagar el interés legal previsto en la Ley de Contrato de Seguro que se devengara, no desde la fecha de la interposición judicial, sino desde la fecha del siniestro.

            Es más, tal condena habrá de atender la mas reciente doctrina sentada por esta Sala de sentencia de Pleno nº 251/2007 de 1 de marzo de 2007, conforme a la cual, durante los dos primeros años desde la producción del siniestro, la indemnización por mora, consistirá en el pago de un interés igual al del interés legal del dinero al tipo vigente cada día, que seria el correspondiente a esa anualidad incrementado en un 50 por 100. A partir de esa fecha el interés se devengara de la misma forma, siempre que supere el 20 por 100, con un tipo mínimo del 20 por 100, si no lo supera, y sin modificar los ya devengados diariamente hasta ese momento.

Go to top
DMC Firewall is a Joomla Security extension!