InicioArtículos y publicacionesARRENDAMIENTO DE BUQUE

ARRENDAMIENTO DE BUQUE

En el marco de un contrato de arrendamiento de casco desnudo con opción de compra se produce el impago del canon arrendaticio por ciertas averías de elementos estructurales que afectaron a la navegación y que no fueron detectados en el momento de la  entrega.

 

         El objeto de la controversia versa sobre un arrendamiento de un buque a casco desnudo – bareboat – con opción de compra, habiéndose adicionado al contrato privado como documentación firmada una póliza Barecon 89 emitida por BIMCO, de acuerdo con las prácticas marítimas internacionales. Se fijo un canon arrendaticio de  x € mensuales pagaderos semestralmente de forma anticipada, el cual dejó de ser pagado por la entidad arrendataria a los 7 meses por haber sufrido el buque averías que impidieron su utilización durante varios meses. El objeto del debate se centra sustancialmente en la discrepancia de las partes acerca de cual de ellas debe soportar los costes de reparación, los que, al afectar a las condiciones de navegabilidad del buque al tiempo de su entrega, deben corree a cargo de la arrendataria según la arrendadora, por estimar ésta de aplicación la póliza Barecon 89, en la que se excluyó la operatividad de la clausula 2 ( not aplicable), lo que conllevaría – a su juicio – la aplicación de la clausula 9 sobre reparaciones necesarias para el mantenimiento del buque, en tanto que, según la arrendataria, deber ser soportados por la arrendadora porque, aunque excluida la aplicabilidad de la clausula 2 de la póliza Barecon 89, debe prevalecer la clausula decimoquinta del contrato privado – que sujeta el contrato de arrendamiento del buque a las normas sobre arrendamiento de cosas del Código Civil (LEG 1889, 27) (art.1542 y ss) – en aplicación de la estipulación decimocuarta del propio contrato, en la que se establece la aplicación preferente de la previsión del contrato sobre la del clausulado de la póliza.

         La cuestión se centra en la determinación de la parte contractual que debe soportar el coste de las reparaciones que hubieron de practicarse en el buque a consecuencia de las averías que impedían su utilización. No se discute la realidad de las averías , si su importancia en orden a que afectaron a elementos estructurales del buque y que derivaron de defectos existentes al tiempo de la entrega del mismo.         

         Lo que vendrá a determinar si la razón reside en la postura del arrendador o del arrendatario del buque esta en si la avería derivada de un defecto del buque o de una mala  conservación  por el arrendatario.

         Dado que los gastos exigibles para la reparación del buque no fueron gastos calificados como de mantenimiento o de conservación del buque, sino como necesarios para poner el buque en condiciones de navegabilidad, debería prevalecer la posición del arrendatario y desestimarse la pretensión del arrendador.

Go to top
DMC Firewall is a Joomla Security extension!